Un histórico salón de tatuajes que tuvo a marineros, prostitutas y monarcas como clientes podría cerrar sus puertas

Blog :: SPECTRA™ Tattoo Laser
Un histórico salón de tatuajes que tuvo a marineros, prostitutas y monarcas como clientes podría cerrar sus puertas

Un histórico salón de tatuajes que tuvo a marineros, prostitutas y monarcas como clientes podría cerrar sus puertas

Por Ruby Mellen para Whashington Post

Durante más de 130 años, Tattoo Ole, un famoso salón de tatuajes ubicado en el corazón de Copenhague, ha tratado con clientes que van desde prostitutas hasta miembros de la realeza. La popular tienda, fundada en 1884, podría convertirse en el establecimiento de este tipo más antiguo del mundo.

 

Un hombre haciéndose un tatuaje en el estudio de “Tattoo Ole” en Copenhague (Tattoodo)

 

 

 

Pero toda esa historia está ahora en peligro. Según el dueño de la tienda, Majbritt Petersen, su arrendador quiere cerrar el salón y usar el espacio para ampliar la cocina del restaurante de al lado. Ahora Petersen planea ir a los tribunales, creyendo que la historia manchada de tinta debería convertirse en un lugar histórico.

"Para mí, tiene una historia muy larga. Si la cierras, nunca podrás recuperarla", señaló.

Petersen comenzó a trabajar en la tienda como artista en 2007 y asumió el control cuando su anterior propietario, Bimbo, murió de un ataque al corazón en 2010. Su primera dueña, se une a una lista de coloridos personajes que han dirigido Tattoo Ole, que originalmente fue conocido como Nyhavn 17.

 

Majbritt Petersen comenzó como artista en el estudio antes de regentar la tienda en 2010 (Tattoodo)

 

El fundador, Hans J. Hansen, vio la oportunidad de ganar dinero pintando anclas en los brazos de los marineros que estaban en el distrito costero de Nyhavn en el siglo XIX. Según Jon Nordstrom, un fotógrafo que ha publicado un libro sobre la historia del tatuaje danés, los marineros buscaron en los tatuajes una forma de contar las historias de sus viajes en el extranjero.

Nyhavn es ahora un destino turístico pintoresco y caro, pero la zona solía ser un lugar sórdido lleno de marineros y prostitutas. Los marineros, a veces, pagaban a las mujeres para que se tatuaran los nombres de los hombres en los cuerpos. Hansen y las prostitutas locales tenían un arreglo: usarían un método secreto de entintado diferente que borraría con agua los nombres al día siguiente.

También estaba el popular artista conocido como Tattoo Jack, un hombre que "bebía como si fuera limonada". Famoso por sus retratos y el uso del color, el tatuador dirigió la tienda a partir de la década de los cuarenta antes de abrir una más grande a pocos metros de allí. Vendió Tattoo Ole a su aprendiz, Ole Hansen, el hombre que dio a la sala el nombre actual.

Hansen, un huérfano que cayó en el negocio del tatuaje después de una breve temporada como marinero, era conocido por sus diseños de barcos, su uso de la tinta roja y por acoger al rey Federico IX de Dinamarca en su tienda. En 1951, el rey apareció en la revista Life luciendo una colección de tatuajes en la parte superior del cuerpo. Tattoo Ole afirma que es responsable de los diseños de ancla y dragón en el brazo izquierdo del monarca.

 

El Rey Federico IX de Dinamarca se grabó dos tatuajes en “Tatoo Ole”: un ancla y un dragón en su brazo izquierdo (Tattoodo)

 

Petersen dijo que la tienda ahora cuenta con un ambiente más orientado a la familia. Ella recordó a un abuelo que recientemente vino con su nieta a hacerse su primer tatuaje. Al parecer, él eligió a Tattoo Ole porque era el lugar donde él se hizo el primero. "Aquí tenemos una cápsula del tiempo", señaló.

Nordstrom dice que el estigma de una tienda de tatuajes no ayuda en un vecindario de este tipo. "Si hubiera sido un negocio más snob, como la venta de platos pintados a mano", explicó, podría haber atraído la atención y el dinero para ayudar a salvar la tienda. Pero para muchas personas, agregó Nordstrom, "tatuar es un poco de clase trabajadora".

La comunidad mundial del tatuaje se está uniendo a la petición de Tattoo Ole. Tattoodo, una comunidad de tatuajes online con 20 millones de usuarios, ha lanzado una petición para ayudar a Petersen a salvar el estudio. Actualmente tiene casi 10.000 firmas.

"El tatuaje es una forma de arte que está muy definida por su historia y leyendas", explicó Mik Thobo-Carlsen, cofundador de Tattoodo, en un comunicado. "Tattoo Ole es un diamante que todos tenemos que defender, para proteger nuestra historia cultural, y para evitar que nuestra sociedad pierda algo que es verdaderamente único".

 

Web del estudio Tattoo Ole: https://tattoo-ole.dk/
 

Fuente: https://www.infobae.com/america/wapo/2018/08/17/un-historico-salon-de-tatuajes-que-tuvo-a-marineros-prostitutas-y-monarcas-como-clientes-podria-cerrar-sus-puertas/



Conocé los Centros Autorizados Spectra™
Desarrollo: Aldea Global