Tatuajes y sol

Blog :: SPECTRA™ Tattoo Laser
Tatuajes y sol

Tatuajes y sol

Cómo afecta la radiación UV a la tinta de tu tatuaje

Motivos y recomendaciones para prestar especial atención en el verano

El verano, la época más calidad del año, tiene dos características que todo aquel que lleva un tatuaje debería tener en cuenta: mayores temperaturas se traducen en el uso de vestimentas más frescas y descubiertas y además las vacaciones se convierten en más tiempo al aire libre. Esta combinación de factores hace que nuestra piel se exponga más al sol y a los rayos UV.

Todos sabemos que en esta época del año toda persona debe practicar cuidados especiales para evitar quemaduras, enrojecimientos, molestias y eventualmente enfermedades graves como el cáncer de piel.
Aquellos que llevan tatuajes necesitan considerar una cantidad extra de prevención por las consecuencias que la radiación provoca en su dibujo. De esta manera se puede evitar considerablemente el desgaste y la decoloración de los tatuaje.

EL BRONCEADO

La piel es un órgano muy importante que consta de tres capas: la epidermis, la dermis y la subcutaneous. Los tatuajes se realizan en la segunda capa, la dermis. Justamente alli se encuentran las células llamadas melanocitos, que cuando se exponen al sol producen una sustancia llamada melanina oscura, responsable del bronceado.

El bronceado es un mecanismo de autodefensa. La piel se broncea para protegerse de los rayos UV destructivos.

El bronceado hace ver diferente al tatuaje. Los colores se distorsionan. Sobre todo aquellos más brillantes. Es un efecto muy parecido al que se produce cuando eliminamos un tatuaje con láser. Además de dañar nuestra piel el sol también daña la tinta. En este proceso nuestro sistema inmunológico tratará de deshacer las partículas de tinta más pequeñas y romper las más grandes.

En definitiva el bronceado hace acelerar la descomposición de la tinta y provoa que el sistema inmunológico inicie una reparación del daño.

Muy similar ocurre con las obras de arte de los museos: la luz las envejece y pierden vitalidad y brillo. Es por eso que están nunca expuestas al sol, porque la radiación UV daña la pintura.

CUIDADO INICIAL DE UN TATUAJE

Un tatuaje recién hecho no debe ser expuesto al sol bajo ningún concepto en los primeros dos meses. Porque al principio la tinta debe terminar de migrar y acomodarse en la capa de la dermis correcta. Es fundamental evitar los rayos solares sobre la zona tatuada. Cuando la herida inicial cicatrice, se podrá salir al sol con una crema protectora solar de muy alto nivel de bloqueo.

Por ello, si estas evaluando ir de vacaciones a la playa, mejor demorar el tatuaje. Y si acabas de tatuarte, mejor elegir un destino vacacional que no implique poca ropa y te permita tener cubierto tu tatuaje.

 



Conocé los Centros Autorizados Spectra™
Desarrollo: Aldea Global